Dale LIKE a Cazahoax en Facebook!

Analizamos informaciones falsas, bulos y estafas para que no piques.

Anzuelo de pescar internautas con bulos y estafas

Artículo de evaluación

¿La Bioneuroemoción es una secta peligrosa?

¿La bioneuroemoción es una secta peligrosa?
CASI CIERTO
8 Julio 2017
La pregunta surge a raíz de la entrevista de Isabel Gemio en Onda Cero (29 de Mayo de 2017), en la que se cuestiona el paralelismo entre la Bioneuroemoción y una secta, algo a lo que el entrevistado, Enric Corbera, le restó importancia[1]. En esta entrevista interviene el marido de una persona enferma que pasó por la Bioneuroemoción para sanarse de una enfermedad grave. No lo consiguió, pero acabó aislándose de su familia y amigos y divorciándose de su marido.

 

Corbera y la Bioneuroemocion en Onda Cero

 

¿Al decir secta, a que nos referimos?

La palabra «secta» tiene una carga semántica moldeada por los distintos usos que se ha hecho de ella en el transcurso del tiempo.

En sus inicios se utilizaba para mencionar a aquellos grupos esotéricos, religiosos o ideológicos que se distinguían de otros grupos. Más tarde la palabra «secta» obtuvo el sentido de «herejía», con una fuerte connotación peyorativa, y se empleaba principalmente para señalar a un movimiento totalitario, estructurado como una asociación o grupo cultural o religioso.

 

«Estos grupos exigen una absoluta devoción o dedicación de sus miembros a alguna persona o idea, empleando técnicas de manipulación, persuasión y control destinadas a conseguir los objetivos del líder del grupo, provocando en sus adeptos una total dependencia del grupo, en detrimento de su entorno familiar y social (Rodríguez Caballería 1992).» [2]

 

Una secta destructiva o peligrosa, además de ser una corriente disidente de la mayoritaria, ejerce un efecto de sumisión en el individuo. Sumisión en apariencia voluntaria, aunque irracional, ya que se sostiene en dogmas arbitrarios y, a pesar de que el efecto de esta sumisión tenga efectos negativos en la salud mental, física o social del individuo, este se aferra a la secta, la cual, va tomado una importancia predominante en su vida.

 

Cambio de paradigma en la manifestación de sectas coercitivas

Los expertos las llaman sectas 2.0 y se consideran el nuevo modelo usado por guías carismáticos para dar rienda suelta a las teorías más descabelladas. En este nuevo subgrupo de secta, el gurú se puede presentar como coach de autoayuda, como es el caso de Enric Corbera.

La diferencia con un coach normal, es que el coach sectario utiliza falacias y promete cosas imposibles para captar la atención y poco a poco crear una relación de dependencia entre el adepto y el guía.

Un verdadero coach potenciará las cualidades del cliente para que éste consiga sus propios objetivos personales. El coach sectario, en cambio, trata de anular la personalidad y la capacidad de discernir de la víctima, y procurando romper los lazos familiares y sociales para que el captado no pueda liberarse del yugo invisible.

Estos métodos de manipulación no son nuevos, ya que las sectas religiosas destructivas los han utilizado desde hace años. Las sectas 2.0 no hacen más que cambiar la forma en las que las aplican, haciendo uso de las nuevas tecnologías y presentándose de una forma actualizada que no despierta sospechas.



¿La Bioneuroemoción de Enric Corbera corresponde a este tipo de sectas 2.0?

Esta es la pregunta principal de este artículo de evaluación, que iremos contestando punto a punto más abajo pero que se puede resumir en unas cuantas líneas...

En el caso de Enric Corbera y la bioneuroemoción vemos como usando creencias falsas, realiza consultas a personas enfermas, algunas con enfermedades graves, y les explica que la causa de su enfermedad no está en su cuerpo, sino en un trauma psicológico suyo o de un familiar hasta cuatro generaciones atrás.

contenido esponsorizado

Pongámonos en situación… si tuviéramos una enfermedad grave, ¿no nos gustaría que alguien nos dijera que no es culpa nuestra? ¿qué si estamos enfermos es porque nuestra madre tuvo un lío de faldas mientras estábamos en su vientre? Estos diagnósticos son bastante comunes, ya que, según la Bioneuroemoción, una gran parte de las enfermedades están causadas por las madres o las abuelas mientras estaban embarazadas.

Con este tipo de afirmaciones consiguen dos de las características de una secta. Por un lado venden una realidad falsa y más bonita: «la enfermedad ya no es causada por fumar o por una alimentación desequilibrada, sino que es culpa de los demás», y por otro lado, es culpa de un trauma de alguien de nuestra familia, creando un aura de sospecha y debilitando los lazos familiares.

A esto le sumamos los periodos de cuarentena que se recomiendan a los enfermos y que explicaremos más abajo, y hemos podido observar que se disparan en muchos individuos un mecanismo que corresponde a los de una secta destructiva, crear una dependencia del grupo en detrimento del entorno social y familiar.


 

El dogma de la Bioneuroemoción

Existen varios puntos en común entre las sectas religiosas destructivas y las actuales pseudo sectas. Uno en particular es la existencia de creencias dogmáticas.

En la Bioneuroemoción observamos cómo se atribuye a las enfermedades físicas sin importar si estas son hereditarias, puntuales o degenerativas, una causa emocional entendida como causante exclusiva de la enfermedad.

La falacia no se queda ahí, ya que según la Bioneuroemoción no solo la emoción A provocaría una enfermedad B, sino que además, al encontrar la enfermedad B esta estaría siempre causada por una emoción A.

Esta exclusiva reciprocidad es fácil de comprobar como falsa, ya que existen miles de experimentos en laboratorios con cobayas en los que se les induce un cáncer. Es evidente que la causa de ese cáncer es externa, provocada por los científicos, y totalmente independiente de las emociones del sujeto.

La Bioneuroemoción hace uso de estas correlaciones de causalidad, al extremo simplistas, dónde ponen en relación directa y causal los tumores, alergias o trastornos metabólicos con cuadros psicológicos como la depresión o la ansiedad.

Estas falsedades pueden tener un efecto devastador en el enfermo, que recordemos, podría tratarse de una persona que se encuentre psicológicamente debilitada tras haber sido diagnosticada con una enfermedad grave.

Aunque lo más peligroso y la razón por la que se puede considerar la Bioneuroemoción como una pseudo secta dañina, es que una vez que el sujeto ha aceptado el dogma de causalidad exclusiva y recíproca entre la enfermedad y la emoción, no existe razón alguna para el enfermo que le empuje a tratar su enfermedad con métodos efectivos, y este tiende a abandonarse de forma voluntaria a los efectos de la enfermedad, sean estos mortales o no.


 

Aislando al enfermo y rompiendo lazos familiares

Uno de los efectos que las sectas destructivas ejercen en los sujetos adoctrinados, es la degradación o incluso ruptura total de los lazos familiares y sociales.

Es corriente imaginar un terreno tapiado con un gran muro y un edificio poblado por adeptos vestidos de blanco, pero esto no siempre tiene por qué ser así. En el caso de la Bioneuroemoción la ruptura con la familia se produce a través de un método de cuarentena que no tiene porque realizarse en un centro físicamente separado del hogar del adoctrinado.


La cuarentena consiste en aislarse y cortar toda comunicación con familiares y amigos durante cuarenta días, evitando todo contacto con personas ajenas al círculo de creyentes. Para convencer al enfermo a someterse a tal proceso, los terapeutas de la Bioneuroemoción explican que al cortar toda la comunicación con sus familiares y amigos eliminan las emociones negativas que han causado su enfermedad, y así, conseguirán sanarse.

Durante estos cuarenta días el adepto ha de centrarse en lo que se señala falsamente como la cura de su enfermedad, visionando vídeos y leyendo textos sobre la Bioneuroemoción. Esto no hace más que reforzar la dependencia del sujeto, anclando con más fuerza los dogmas que plantea la estructura de Enric Corbera.

 

Estado de euforia y efecto de «enganche»

El sentimiento de omnipotencia que provoca la Bioneuroemoción genera felicidad en el adepto, pero esta es solo temporal, ya que al toparse con la realidad y darse cuenta de que no se pueden controlar estados físicos con la emoción, se genera frustración y necesidad de volver a ver los vídeos y sesiones de Corbera para reforzar de nuevo los dogmas.

Muchas de estas personas se encuentran además en situación de estrés por su propia enfermedad, y al autoconvencerse de que su enfermedad no existe como tal, sino que es fruto de un trauma que ha podido generarse en ellos o en parientes de generaciones anteriores, consiguen escapar de esta situación… hasta que los síntomas vuelven a aparecer.

En cierta forma estos mecanismos han venido a suplantar el vacío que ha dejado la religión cristiana, reemplazando el concepto de la fe con el de la emoción, donde los fieles no van a la iglesia, sino que escuchan las charlas a través de internet.


 

Una estructura piramidal

Como muchas otras falacias, la Bioneuroemoción no ha podido expandirse como lo ha hecho sin un mecanismo que genere la posibilidad para sus vectores de difusión de enriquecerse. En este caso se llega a generar mucho dinero, ya que se financia gracias a los pagos de personas enfermas, muchas incurables, que buscan un atisbo de esperanza dónde los últimos avances científicos no han podido dárselo.

En la cúspide de la estructura piramidal encontramos el Enric Corbera Institute, una auténtica fábrica de falsas informaciones, dónde se imparten cursos presenciales y online, charlas y terapias individuales y grupales.

 

El Enric Corbera Institute imparte cursos online, como el que pomposamente llaman «postgrado online» que cuestan 2850€. Estos cursos sirven para financiar a los dirigentes y al mismo tiempo para explicar a los futuros las pautas a seguir para influenciar a sus pacientes. Muchos de estos términos, como paciente o como terapia curativa han cambiado de nombre para evitar problemas legales, pero la finalidad es la misma.

Los formados pueden utilizar entonces sus nuevas habilidades para captar adeptos, vendiendo sesiones de 1h por internet a 60€ y utilizando todo tipo de artimañas para manipular y aislar al enfermo de las personas que pudieran alejar de la Bioneuroemoción.

 

En Cazahoax nos hemos «colado» en uno de estos grupos anunciando estar enfermos, y en cuestión de minutos aparecieron tres personas mandando mensajes privados para «ayudarnos». Tras unos cuantos intercambios todos los que nos contactaron acabaron revelándose como terapeutas y nos anunciaron sus tarifas. 60€ la sesión.

En esta conversación la pseudoterapeuta intenta provocar un conflicto entre el «enfermo» y su esposa, para evitar que el cliente se le escape.

 
Conversación con una pseudo terapeuta de Bioneuroemoción (1)
 

La rastrera estratagema nos puso los pelos de punta… ¿qué hubiera pasado si en vez de un falso enfermo hubiéramos sido una persona en depresión con una enfermedad grave?

En el siguiente intercambio hacemos uso de meta conversación para desenmascarar a la falsa terapeuta y ella, más allá de poner en cuestión su actitud agresiva, se justifica y nos intenta convencer de que estamos enfermos por no abandonarnos a la Bioneuroemoción.

 
Conversación con una pseudo terapeuta de Bioneuroemoción (2)
 
Conversación con una pseudo terapeuta de Bioneuroemoción (3)
 

Conclusión

La Bioneuroemoción de Enric Corbera no es una secta en su sentido clásico, el movimiento se puede catalogar como Programa de Entrenamiento para la Concienciación de Grupos Grandes (PECGG), un subtipo de secta, que no es exactamente lo que entendemos por secta clásica al no haber un componente de control cercano estricto sobre vestimenta, horarios de sueño, alimentación, etc... pero sí cuenta con muchos otros. Digamos que está a medio camino entre una secta clásica y una estafa piramidal.

 

Fuente: Entrevista de Cazahoax a Emilio Molina, coordinador del área de estudio de sectas basadas en "El origen emocional de la enfermedad" de RedUNE. [3]

 
 
 

Frenar las estafas y los bulos en internet es cosa de tod@s, comparte para ayudar a difundir información veraz.

19

Contenido relacionado