Artículo de evaluación

La desaceleración terrestre provocará cambios en la fecha del cambio horario

Desaceleración de la tierra produce cambio de horario. Reloj atómico.
FALSO
18 Marzo 2017
En uno de los primeros días de febrero, Manuel Feregrino —uno de los principales locutores en el noticiero radiotelevisivo matutino mexicano "Ciro Gómez Leyva por la Mañana", que ocupa regularmente el primer lugar en ratings—, se vio obligado a aclarar que era falso el rumor de que se iba a modificar la fecha de cambio a horario de verano porque la Tierra estaba desacelerando su rotación. No dio más explicación y perdió así, en mi opinión, una excelente oportunidad de compartir con la audiencia algo de lo que sabemos acerca de los movimientos de nuestro planeta y separarlo de los bulos y confusiones que nos asaltan contínuamente[2][3].

contenido esponsorizado

 

¿Cambia la velocidad de rotación de la Tierra?

La rotación terrestre parece tan uniforme, que por milenios fue usada como unidad de tiempo. Y es que sus variaciones son tan pequeñas, que pudieron pasar desapercibidas para casi todos los observadores. Para casi todos, porque hubo quienes calcularon las fechas y lugares donde se debió haber observado eclipses al principio de los tiempos históricos y encontraron que ni el lugar ni la hora coincidían con los resultados, a menos que se considerase una variación en el período de rotación terrestre [5]. Recientemente, los relojes atómicos nos han dado la precisión necesaria para medir directamente esas variaciones. Las causas son múltiples --jalones gravitacionales (ndlr: jalones gravitacionales es el término usado en México para referirse a <<Gravitational tugs>>) de otros astros, desplazamientos de material en la corteza (grandes sismos), irregularidades en la elasticidad de la frontera entre el manto y la corteza, modificaciones en la circulación del núcleo y un largo etcétera[1]-- a grado tal, que la International Astronomical Union y la International Union of Geodesy and Geophysics fundaron en 1987 un organismo internacional con el objetivo específico de investigar tales variaciones: La International Earth Rotation and Reference Systems Service (IERS) [4].

 

Las variaciones pueden ser descompuestas en una tendencia, debida sobre todo al frenado que impone la marea causada por la Luna, y una serie de oscilaciones debidas a que la Tierra no es una esfera uniforme perfecta y, como los trompos de juguete, vibra al girar --el término técnico es una oscilación de Chandler[6].

 

Cómo se ajusta el reloj

Ocasionalmente y a intervalos irregulares e impredecibles (lo ha hecho 27 veces desde 1972), el IERS recomienda la inserción de un segundo al finalizar el año, para evitar un desfasamiento mayor a 0.9 segundos con los relojes atómicos.

 

Quién decide la fecha de cambio horario

El horario de verano (daylight saving time) fue propuesto en 1784 por Benjamin Franklin en París y fue aplicado a nivel nacional por primera vez en 1916 por Alemania y por el Imperio Austro-Húngaro, con el objetivo de ahorrar energía eléctrica en el alumbrado --el objetivo propuesto por Franklin en su ensayo era ahorrar cera para velas[7]--. Conforme el uso de la energía eléctrica se ha diversificado, el consumo por luz incandescente se ha vuelto minoritario y el uso final independiente de la iluminación solar--acondicionamiento de aire, tratamiento y distribución de agua, cocina, equipo de oficina[8] -- se ha incrementado, la motivación para sostener el régimen y la oposición ha crecido[9].


De cualquier modo, la decisión de cambio horario es económica y política. En el caso de la ciudad donde vivo, por ejemplo (Ensenada, Baja California, México), como en muchas otras ciudades fronterizas, se ha decidido adoptar las fechas de cambio horario de los Estados Unidos, con quien se tiene un enorme comercio laboral y económico, y no las fechas de cambio determinadas por el gobierno federal mexicano. El cambio de horario y su fecha es, entonces una decisión política local (a nivel de municipio), a diferencia de la inserción de segundos recomendada por el IERS, que es tomada por el Centro Nacional de Metrología, dependiente de la Secretaría (federal) de Economía.

 

Conclusión

El bulo es resultado de una confusión muy frecuente cuando se consideran temas en el dominio de la física: la confusión de escalas. La rotación terrestre alarga los días unos microsegundos cada año --con épocas, como la presente, más rápidas y otras, como el Precámbrico, más lentas, pero dentro de la misma escala--. El cambio de horario y las modificaciones son decisiones humanas locales debidas a factores económicos, como el consumo dependiente de iluminación solar y los avances tecnológicos en distribución de energía y en comunicaciones. Se trata de dos fenómenos independientes uno del otro.

Frenar las estafas y los bulos en internet es cosa de tod@s, comparte para ayudar a difundir información veraz.

3

Contenido relacionado