Meme transfóbico el género y sexo no dependen de la genética
Cargando evaluación del bulo
15 Marzo 2017
El 3 de Marzo del 2017 Ann Grace, profesora de un liceo en Estados Unidos, se hizo famosa al contestar un post viral transfóbico donde explicó que la ciencia no justifica la existencia de dos identidades de género de forma exclusiva. Cony Möllet-Sigüenza, bióloga y miembro de Cazahoax, analiza su respuesta y nos aporta detalles científicos sobre la identidad de género en la especie humana.

 

El mensaje transfóbico y la respuesta de Ann Grace

Ann Grace Pokela se encontró con un meme que indica lo siguiente:

  1. En una especie sexual hay dos sexos, masculino y femenino.
  2. El 99.93% de los humanos tienen cromosomas XX o XY (el resto son mutaciones)
  3. Ser de un sexo pero pensar que eres de otro es un desorden psicológico
  4. Exigir que se permita propagar un desorden psicológico es sociopatía

Grace Pokela (Grace Ann en Facebook) profesora de ciencias, decidió responder en su página de Facebook a esta opinión intolerante, la respuesta se volvió viral y se escribieron varios artículos al respecto, la respuesta nos pareció interesante y decidimos analizarla. La primera parte de la respuesta habla del sexo en organismos no humanos, nosotros nos vamos a enfocar solamente en la segunda parte, que habla de biología humana.

 

Meme transfóbico, el género y sexo no dependen de la genética, respuesta de Ann Grace

 

A continuación la traducción de la  respuesta de Grace:

Vi publicado un comentario transfóbico que decía «En una especie sexual, las hembras tienen dos cromosomas XX y los machos tienen uno X y uno Y, no es que sea intolerante, se trata de algo científico”, pero yo soy una maestra de ciencias, por lo que comenté lo siguiente:

contenido esponsorizado

Primero que nada, en una especie sexual puede haber hembras XX, y machos X (en insectos), puede haber hembras ZW y machos ZZ (en aves), puede haber hembras que son hembras porque se desarrollaron en un ambiente cálido y machos que son machos porque se desarrollaron en un ambiente más frío (en reptiles), puede haber hembras que son hembras porque perdieron el pene en una contienda (como algunas lombrices planas), puede haber machos que son machos porque a pesar de haber nacido hembras, cambiaron sexo debido a que murió el único macho del grupo (en los peces loro y payaso), puede haber machos que parecen y actúan como hembras como una estrategia para acercarse a las hembras verdaderas y reproducirse con ellas (sepia, y algunos peces) o puede haber cientos de sexos (en los mohos mucilaginosos, hongos, setas).

O si te refieres a humanos, entonces, se puede ser hombre aun si se nace hembra, debido a una deficiencia de la enzima 5-alfa-reductasa y en la pubertad se desarrolla un pene. Se puede ser mujer aun teniendo los cromosomas XY,  si se es insensible a las hormonas masculinas (andrógenos) y por lo tanto, tener un cuerpo femenino. Se puede ser mujer, aun con cromosomas XY, cuando el cromosoma Y ha perdido el gen SRY,  y tener un cuerpo femenino. Se puede ser hombre, aun si se tienen dos cromosomas XX, cuando uno de estos cromosomas tiene un gen HAS, que es un gen SRY y por lo tanto, tener un cuerpo masculino. Se puede ser hombre aun si se tienen dos cromosomas XX si se tienen además un cromosoma Y. Se puede ser mujer aun si se tiene un solo cromosoma X. Y se puede ser hombre aun si se tienen dos cromosomas XX, pero el corazón y el cerebro son masculinos y viceversa. No hay que usar la ciencia para justificar la intolerancia. El mundo es demasiado extraño para eso.

 

Sexo, sexualidad y género

Al repensar las categorías de género, es importante separar lo que usualmente se encuentra agrupado como sexo/sexualidad, o bien, sexo/sexualidad/género, en tres categorías conceptualmente distintas:

Sexo, que es visto desde el punto de vista de la biología y la fisiología.

Sexualidad, que es visto desde el punto de vista del deseo, de la preferencia sexual y de la orientación sexual.

Género, que es visto desde el punto de vista del estatus social y a veces de la identidad sexual.

Cada uno es construido socialmente, pero de de diferentes maneras. El género es una categoría global, un estatus social mayor que organiza casi todas las áreas de la vida social. Por eso, tanto al cuerpo como a la sexualidad, se les asigna un género.

La biología, la fisiología y la sexualidad, en contraste, no son siempre congruentes con el género, que es una institución social que establece patrones de expectativas para los individuos, ordena los procesos sociales de la vida diaria y está imbuido en las más importantes organizaciones sociales de la sociedad, como son la economía, la ideología, la familia y la política y es también una entidad en sí misma [1].

 

El sexo cromosómico y sus peculiaridades


Según transfóbicos los cromosomas determinan el género y sexo

La especie humana posee 23 pares de cromosomas, los cromosomas X y Y determinan el sexo de la persona. La mayoría de las mujeres son 46XX y la mayoría de los hombres 46XY, sin embargo, unos pocos individuos van a nacer con un solo cromosoma sexual, por lo que son designados como 45X o 45Y, estos casos son conocidos como monosomías sexuales, en algunos casos nacen con tres o más cromosomas sexuales y son designados como 47XXX, 47XYY, 47XXY, etc. estas son conocidas como polisomías sexuales . Algunos individuos que nacen como 46XX son hombres debido a la translocación de una pequeña sección de la región que determina el sexo en el cromosoma Y, de igual modo, algunas mujeres son 46XY debido a mutaciones en el cromosoma Y [2].

La existencia de machos y hembras es resultado de dos procesos: determinación sexual y diferenciación, Que un animal sea macho, hembra o hermafrodita es determinado muy tempranamente durante el desarrollo. El proceso de determinación sexual lleva el control de qué curso de diferenciación será seguido, ya sea hacia macho o hacia hembra e involucra numerosos pasos ordenados de desarrollo que son regulados genéticamente [3]

El cromosoma Y actúa como inductor dominante del fenotipo masculino y por ejemplo, individuos que tienen cuatro cromosomas X y uno Y son fenotípicamente masculinos [4]. Muy tempranamente en el desarrollo del embrión, cuando el cromosoma Y está presente, se desarrollan testículos. En ausencia del cromosoma Y, se desarrollan ovarios [5]

 

Factores no cromosómicos que influyen en el sexo

La enzima 5-alfa-reductasa es una sustancia involucrada en el metabolismo de las hormonas sexuales, una mutación o cambio genético puede generar una deficiencia en esta hormona. [14] Esta deficiencia, durante la gestación de un individuo de sexo masculino, da origen a genitales de apariencia femenina, por lo que, cuando nacen son considerados como niñas y educados como tales. Al nacer tienen un escroto que tiene el aspecto de labia y un pene con apariencia de clítoris. Se dice que responden a la testosterona, porque durante la pubertad, debido a la influencia de esta, ocurre una virilización, cambia la voz y se desarrollan los músculos, crece el pene y el escroto se arruga y se pigmenta, en la mayoría de los sujetos con criptorquidia (uno o ambos testículos que no descienden del abdomen), los testículos descienden. No hay crecimiento de senos, ocurren erecciones y eyaculaciones a través del orificio uretral que se localiza en el perineo. Son capaces de realizar penetración pero no inseminación, debido a la posición de la uretra. Son niños varones con genitales de apariencia femenina y que son educados como niñas. [6][7]

El cromosoma Y contiene el gen SRY que controla y determina el sexo masculino y que es necesario y suficiente para desencadenar el desarrollo de los testículos [8], las siglas SRY (Sex determining Region Y gene) significan “Gen de la región del cromosoma Y que determina el sexo”, actúa como un inductor dominante del fenotipo masculino en los mamíferos [2]

En ausencia del gen SRY, bajo condiciones normales, se produce un organismo femenino, pero se pueden presentar  modificaciones del desarrollo sexual, en que el desarrollo del sexo, ya sea cromosómico, gonadal, o anatómico, sean atípicos. En la publicación que estamos analizando se mencionan solo algunas de los cientos de mutaciones que pueden generar modificaciones del desarrollo sexual [8]

 

El género como una cuestión cultural

El género típicamente se describe en términos de masculinidad y feminidad, es una construcción social que varía de acuerdo con la cultura. Hay culturas en las que existe una mayor diversidad de género y el sexo y el género no están tan claramente divididos de manera binaria en masculino y femenino o homosexual y heterosexual. Ejemplos son los hijras de la India, los berdache in Norteamérica, los güevedoce de la República dominicana (el término original proviene de “huevos a los doce”), los kwolu-aatmwol de Nueva Guinea [9] los fa’afafine que en samoano significa aproximadamente, “con estilo de mujer”, los kathoey de Tailandia [10] o los muxe de Oaxaca, México [11]. En ciertas comunidades nativas de Norteamérica, el género es visto en términos de un continuo en lugar de categorías, con especial reconocimiento hacia la gente de “dos espíritus”, gente que engloba características y cualidades tanto masculinas como femeninas [12]

Sexo, sexualidad y género son construidos socialmente, pero de diferentes maneras. El género es una categoría global, un estatus social mayor que organiza casi todas las áreas de la vida social, por lo tanto, al cuerpo como a la sexualidad, se les asigna un género. La biología, la fisiología y la sexualidad, en contraste, no son siempre congruentes con el género, que es una institución social que establece patrones de expectativas para los individuos, ordena los procesos sociales de la vida diaria, está imbuido en las más importantes organizaciones sociales de la sociedad, como son la economía, la ideología, la familia y la política y es también una entidad en sí misma [13]

Para un individuo, los componentes del género son:

a)      Las categorías sexuales asignadas al momento del nacimiento, con base en la apariencia de los genitales

b)      La identidad de género

c)      La orientación sexual, provista de género

d)      El estatus marital y procreativo

e)      La estructura de la personalidad, provista de género

f)       Las creencias y actitudes de género

g)      Las expresiones de género

h)      El rol familiar y de trabajo

Se espera que todos estos componentes sociales sean consistentes y congruentes con el aspecto fisiológico. Pero la combinación de genes y genitales, la contribución de las hormonas en las etapas prenatal, adolescente y adulta, así como la capacidad de procreación, pueden o no ser congruentes entre ellas y con los componentes de género y sexualidad, además, estos componentes pueden, no necesariamente inclinarse hacia un solo lado de la opción binaria.[13]

 

Conclusión

Todo indica que el sexo, la sexualidad y el género son un arcoíris de posibilidades. Intentar reducir todo en una opción binaria es antinatural e intolerante.

Frenar los bulos en internet es cosa de tod@s, comparte para ayudar a difundir información veráz.

10

Contenido relacionado